viernes, 5 de julio de 2013

¡¡Yo fui a Art Mesa!!

Y aún sigo con la sonrisita de oreja a oreja, cada vez que recuerdo cualquiera de los momentos vividos el fin de semana.
Aunque la cosa no comenzó con muy buen pie.
El viaje a Madrid se nos hizo más largo de lo normal. Se nos "averió" el coche y tuvimos que parar en Ávila.
Nada, que el plástico que lleva en los bajos delanteros le dio por dar guerra y como "estaba un poco suelto", pues que se soltó casi del todo, y digo casi porque por más que intentábamos arrancarlo entre mi hermana y yo, nos fue imposible. Menudo pedazo tornillos tenía en la parte interior. Eso sí, de los remaches que debería llevar delante no quedaba ni uno. Claro, cuando queríamos circular, el plástico rozaba la carretera y no sólo hacía un ruido enorme, sino que además el coche vibraba como si fuera una cuerda de guitarra. ¡Menudo viajecito!, así fuimos desde Peñaranda, hasta San Pedro del Arroyo, donde tuvimos que parar un buen rato. Hasta que a mi hermana se le ocurrió atar el plástico en cuestión, con un pulpo, de esos de las bacas, que curiosamente encontró en el maletero. Y digo curiosamente, porque ese coche no tiene baca.
Pues que nos vino muy bien.
Desde San Pedro hasta Ávila comenzó nuestra búsqueda desesperada del taller más cercano, ya que no sabíamos cuanto iba a durar este invento. Y ahí tenemos que dar gracias a "San Google Maps", ¡qué maravilla de la tecnología!. 
Mientras mi hermana conducía, yo iba llamando uno a uno a los talleres que más cerca me aparecían. Que si en uno ya se han ido los mecánicos, que si otro no contesta, otro tengo todos los elevadores ocupados..., hasta que al fin en Ávila, Talleres Longinos, nos hizo un hueco y os aseguro que estaban hasta arriba.


Inmejorable la atención recibida, hoy en día sorprende como aún encuentras gente más que amable por la vida. ¡Muchas gracias!. ¡Nos hubiese sido imposible seguir con nuestro viaje sin vuestra ayuda!



A Tres Cantos llegamos ya tardísimo, justo a la hora de cenar. Así que dejamos los bártulos en el hotel y a tomar algo en una terracita, ¡qué calor!. 



Luego a descansar que a la mañana siguiente nos esperaba "un día muy duro".
Primero el encuentro con todas las talleristas, algunas conocidas de ediciones pasadas y otras nuevas. Nuestra mesa espectacular Conchi, Ceci, Irene, Paloma, Helena y Enma.

¡Los talleres de impresión!. 
Aquí tenemos la presentación:



Por la mañana el de Nat, un lienzo con muchas capas.¡Hasta pusimos cáscara de huevo!. Al principio me daba un poco de repelús, pero ¡iba decidida a probarlo todo!



Por la tarde el de Cuchy, un cuaderno realizado desde 0, cosido japonés y con la portada decorada con las barritas Derwent Inktense blocks, incluídas ya en mi lista de deseos, ¡qué chulada!.
Y por si fuera poco todo lo que estas dos mujeres nos prepararon para la jornada, hay quién también se llevó a casa un premio. ¡Qué suerteeeee!


Después de un intenso día creativo, una cena más que especial. Risas sin control, de las de llanto y dolor de barriga incluidos. ¡¡Fue increíble chicas!!. 




¿Cuándo repetimos?

8 comentarios:

  1. Que buen viajee!! :) Es súper emocionante compartir en talleres con las chicas y chicos haciendo cualquier cosa jajajaja Muchas felicidades por esta experiencia y gracias también por compartir!!
    Abrazooo!

    ResponderEliminar
  2. Vaya aventura con el coche! Cada vez que leo un post, y veo las fotos recuerdo lo bien que nos lo pasamos ;D
    besitos

    ResponderEliminar
  3. Un placer compartir con vosotras mesa, taller y cena. Cómo nos reimos, por Dios!!! Hacía mucho tiempo que no lloraba de la risa así!!! Un besote, guapas!!!

    ResponderEliminar
  4. Que lindo viaje y qu buena experiencia el compartir con amigas que les gusta lo mismo y conocer gente super piola- Besos

    ResponderEliminar
  5. Vaya odisea con el coche.
    fue un finde genial! Lo que nos hemos reido.
    Para el próximo año cámbiate con tu hermana Paloma, hay que ver qué suerte tiene!!!
    Un besazo a las dos

    ResponderEliminar
  6. Me encantó conoceros,y espero volver a veros.De la cena.....un recuerdo genial,de los de no olvidar,que forma de reírnos,jaaaaaaaaaaa ja ja ja Oye!! y menuda aventura la del coche no??? Un besazo fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Un placer volver a verte, seguro que nos vemos pronto. El tiempo pasa volando. Besotes.

    ResponderEliminar
  8. ¡Jajajaja!!!
    Qué bien lo describes todo. ¡Con todo detalle!! Faltó la foto con las manos "negras" después del apaño del pulpo.
    Un fin de semana inolvidable. Gracias.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin